"Si le conceden un deseo pida una idea"

Acertar a la primera

Imprimir Correo electrónico

La importancia de los elementos de entrada

Tener el fracaso de un nuevo diseño asegurado, es tan fácil, como no definir perfectamente los objetivos que tiene que cumplir. Cuanto más acotemos, más claras estén las expectativas, más fácil será conseguir diana.

En las reuniones previas que realizamos con los diferentes departamentos de la empresa, están las claves para poder realizar un buen diseño.

Con que fin diseñamos algo que no vamos a poder fabricar con la tecnología que disponemos.

Con que fin diseñamos algo que no vamos a poder trasportar por nuestros canales logísticos.

Con que fin diseñamos algo que no vamos a poder fabricar por no disponer del material que cumpla con las especificaciones requeridas.

Con que fin diseñamos algo que no vamos a poder vender a nuestros clientes objetivos.

Con que fin diseñamos algo que no vamos a poder vender por su precio fuera de mercado.

Con que fin diseñamos algo que no vamos a poder comercializar por que no cumple con las leyes.

Con que fin diseñamos algo que no vamos a poder obtener subvención por que se nos ha escapado que tendría que ser ecológico.

Está claro que todo lo anterior se puede resolver con tiempo y dinero, pero tener definido todo lo anterior y cualquier cosa que se nos ocurra antes de empezar a dibujar, va a hacer que en el menor tiempo posible y con la menor inversión en desarrollo, consigamos el producto que realmente deseamos.

Polivalencia

Imprimir Correo electrónico

El papel del diseñador

Un diseñador es alguien polivalente, capaz de adaptarse a las circunstancias del entorno, siempre despierto, abierto a captar oportunidades en cualquier situación. Alguien que adapta su conocimiento a las necesidades del proyecto, es el culpable de que algo sea rentable en el futuro, de la manera de diseñar dependen, muchas de las fases posteriores del proyecto. Es quizás la fase más importante de cualquier producto, en las ideas iniciales están basadas las tarea que se desarrollaran durante toda la vida del producto.

¿Cómo podemos ayudar a que un proyecto sea rentable?

Vamos a suponer que el diseño ha triunfado, que el público lo ha aceptado y que se está vendiendo bien, porque hemos sabido cubrir una necesidad y hemos descubierto aquellas cosas por la que uno está dispuesto a pagar. Cumplida esta fase, hay que fabricar el producto, y hay que fabricarlo de manera eficiente, con el fin de obtener el máximo beneficio. En esto el diseñador cumple un papel muy importante, desde la fase de creación, diseñar productos modulares, piezas comunes a varios productos de la misma o de diferente familia, con esto reducimos inventarios, reducimos tiempos de entrega del producto final, amortizamos antes los utillajes y moldes,…

Podemos intuir que desperdicios nos podemos encontrar en las futuras tareas e intentar poner barreras preventivas para minimizarlos.

   Sobreproducción: Si diseñamos de forma modular reduimos el plazo de entrega y podemos producir cuando y en la cantidad que la demanda requiere.

   Esperas: Podemos ayudar a dividir el proyecto en tareas de una misma magnitud temporal, con la finalidad de reducir tiempos de esperas entre centros.

   Desplazamientos: De la manera de diseñar los mecanismos va a depender el número de cambios de herramientas, o la ergonomía a la hora de acometer la acción.

   Procesos inapropiados: Nuestros diseños deben de estar adaptados a los recursos que disponemos.

   Exceso de inventario: Otra vez la importancia de las piezas comunes.

   Tareas innecesarias: Definir muy bien a que le da valor el cliente final y ceñirnos a cumplir con las expectativas de este.

   Defectos: Utilizar técnicas para evitar posibles defectos de fabricación.

   Talento: Escuchar a todas las personas implicadas en el proyecto.

Motivación

Imprimir Correo electrónico

 

En estos tiempos llenos de oportunidades, la motivación, la constancia, el no tirar la toalla, seguramente sea la vía,  para llevar nuestros negocios a buen puerto.

Es posible que pensemos que estamos haciendo las cosas bien, y que si algo no funciona es por el entorno, las circunstancias externas, esas que en ocasiones pensamos que no podemos cambiar. Muchas veces girar el rumbo nos cuesta, sobre todo si consideramos que estamos en el camino correcto, sin embargo, hay una máxima que creo, la dijo Einstein ¨ Si queremos resultados distintos, no hay que hacer siempre lo mismo” o algo así. Totalmente de acuerdo, es el momento de pensar que cambiamos, de apoyarnos en nuestro equipo, de exprimir su talento, el talento de todos los que trabajan en nuestro proyecto, ya que de otra manera, desperdiciaríamos uno de los mayores valores de nuestra empresa. Es el momento de estar más despierto que nunca, de observar, de aprender, de estudiar a los que triunfan, es el momento de darlo todo.

 

 

"Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo."

Albert Einstein.

Información sobre nosotros

Dirección:
Calle Hipólito Rovira num 12

Tel:
96 385 92 91

Email:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.